El presidente, Joe Biden, declaró situación de emergencia en Rhode Island, Connecticut y Nueva York, debido al impacto de la tormenta tropical Henri en un largo tramo de la costa noreste, donde pasado el mediodía del domingo se registraban calles severamente inundadas y cerca de 100,000 cortes de energía eléctrica.

En Nueva Jersey, al menos 86 personas habían sido rescatadas de vehículos inundados por las fuertes lluvias en las últimas horas, informó el Departamento de Seguridad Pública de Newark.

La declaratoria de emergencia por parte de Biden permite que se canalicen recursos federales para atender a las comunidades afectadas a través de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

“FEMA ya ha colocado recursos en la región para acelerar nuestra respuesta, incluidos alimentos, agua, equipos de comunicaciones que salvan vidas y generadores, en estrecha cooperación con el sector eléctrico”, explicó Biden en conferencia de prensa.

Henri tocó tierra a las 12:15 pm el domingo cerca de Westerly, Rhode Island, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC por sus siglas en inglés). Al entrar en el estado costero llevaba vientos de 60 millas por hora, según reportó el NHC.

Los fuertes vientos afectaron de inmediato la red del tendido eléctrico en la región. La empresa de servicios públicos National Grid informó que más de 71,000 clientes en Rhode Island y más de 3,800 en Massachusetts se habían visto afectados por cortes de energía, según reporta nuestra cadena hermana NBC News.

Eversource, una empresa de servicios eléctricos de Connecticut, informó que casi 20,000 clientes estaban sin electricidad, Además, 2,500 abonados de la empresa en el este de Massachusetts se habían visto afectados por cortes de energía.

Y en Long Island, Nueva York, la empresa The Public Service Enterprise Group reportó que más de sus 1,700 clientes han sido afectados por los cortes eléctricos.

Get our free mobile app

El presidente Biden informó que miles de funcionarios de empresas eléctricas y mantenimiento de vías de otros estados y Canadá se dirigen a Nueva Inglaterra para colaborar con los equipos locales en el levantamiento de árboles caídos y la reparación de líneas para “restaurar el servicio eléctrico tan pronto sea posible''.

“Aún no conocemos el alcance total del impacto de la tormenta hoy, pero estamos actuando para prevenir tantos daños como sea posible. y acelerar la ayuda a las comunidades afectadas para que se puedan recuperar tan pronto sea posible”, explicó el presidente.

Aunque la tormenta dejó de ser un huracán, muchas partes de Nueva York, Connecticut, Rhode Island y el sur de Massachusetts siguen experimentando fuertes lluvias, que podrían causar inundaciones y ráfagas de viento de hasta 75 mph.

Un aviso publicado por el Centro Nacional de Huracanes este domingo a las 5 pm (hora del Este), señala que las fuertes lluvias continuarán ocasionando inundaciones en partes de Long Island, Nueva Inglaterra, la parte este de Nueva York, Nueva Jersey y el noreste de Pennsylvania.

La tormenta también impactó a miles de viajeros por la cancelación de vuelos. Según FlightAware, un sitio que monitorea vuelos en todo el mundo, este domingo fueron cancelados poco más de 1,000 vuelos en Estados Unidos que salían o se dirigían al país. Los cuatro aeropuertos con más cancelaciones son el Logan de Boston, el Newark Liberty International de Nueva Jersey y La Guardia y el John F. Kennedy de Nueva York.