La policía de Houston, Texas, está buscando al responsable de la muerte de un matrimonio latino y sus dos hijos, que fueron hallados baleados dentro de su vivienda después de que ésta fuera incendiada durante el fin de semana.
Las víctimas fueron identificadas por sus familiares el lunes como Jairo Escaño, de 37 años; Elvira Yah, de 44; Isabel Escaño, de 13; y Jairo Escaño Jr, de 10.
Decenas de personas se reunieron este lunes con velas, fotos y flores en una vigilia para recordar a la familia asesinada. "Es desgarrador porque los conocemos desde hace mucho tiempo", dijo Magali Perez a la estación KHOU, filial de NBC News. Su padre conoce a la familia desde hace uno 14 años, según ella, y aseguró que no tienen ni idea de por qué alguien haría esto.

Personas cercanas a la familia describen al padre, que vendía artículos en un mercado, como un hombre trabajador que cuidaba de su familia.
Sus familiares comenzaron a sospechar de que algo iba mal cuando supieron que Jairo no se presentó al trabajo el fin de semana. "Es una familia muy trabajadora", dijo Paulina Moreno, cuñada de Jairo.

Añadió que la familia está luchando por entender lo sucedido: “Todavía están en shock”.

"Creemos que mi cuñado y su mujer fueron asesinados antes del domingo porque los cuerpos de los niños se encontraron frescos y la casa huele a cadáver", indicó.

De acuerdo con el dueño de la casa, la familia la alquilaba desde 2016.

Las víctimas fueron halladas el domingo después de las ocho de la mañana (hora local) cuando los bomberos respondieron a una llamada por un incendio en una casa ubicada en el bloque 7500 de la calle Imogene. Tras apagar las llamas, encontraron a cuatro personas muertas a tiros dentro.

La policía cree el sospechoso prendió fuego a la casa después de matarlos para destruir las pruebas. Los detectives no creen que se trate de un acto fortuito, ya que no había signos de que se hubiera forzado la entrada en la vivienda.

Get our free mobile app

El jefe de la policía, Troy Finner, instó al sospechoso a entregarse el domingo: "No haga más daño del que ya hizo".

"Me enoja que alguien pierda la vida en nuestra ciudad por la violencia, pero me indigna especialmente cuando se trata de niños pequeños. Ni siquiera habían vivido su vida, no es justo", dijo Finner.

A pesar de los daños causados por el fuego, los bomberos creen que los investigadores podrán obtener pruebas. El caso está siendo investigado por el Departamento de la Policía de Houston.

Los familiares crearon una página de GoFundMe para reunir fondos para los gastos funerarios.