Desde Holanda para el mundo el delantero mexicano Raúl Jiménez gritó a los cuatro vientos su enorme deseo de convertirse en capitán de la Selección Mexicana, ya que asegura que ocho años representando al tricolor lo avalan y además agrega su instinto de líder como un punto a su favor para hacerse cargo de su bando.
Actualmente Andrés Guardado es quien porta con ese gafete, pero el atacante aseguró que sus compañeros también pueden depositar su confianza en sus manos, por lo que no dudo en apuntarse para convertirse en la cara de su cuadro mexicano y confía en sus aptitudes para hacer un buen trabajo protagonizando ese papel.
“Claro (puedo ser capitán), (porque) he estado aquí durante mucho tiempo, llevo casi ocho años viviendo en la Selección. Tengo las condiciones para hacerlo, para motivar dentro del vestidor y lo tengo que demostrar para hacer saber a los demás que puedo ser esa persona importante para serlo”, señaló.
Jiménez fue el héroe del partido entre México y Holanda, pues al minuto 60 cobró exitosamente un penal, el cual se alega que no fue al ser una jugada dudosa, por lo que este dio su versión de los hechos y aseguró que, si hubo golpe dentro del área, lo que provocó su caída y que el arbitro central marcara la falta y penal.
“Yo siento que me toca en el talón, ya la tenía medidita y afortunadamente el árbitro no se dejó llevar y marcó el penal”, declaró.