Las autoridades del Condado de Hidalgo, que incluye McAllen, anunciaron el paro total de actividades no esenciales, el toque de queda y limitaciones para viajar, además de la obligación de uso de cubrebocas con 250 dólares de multa a quien haga caso omiso.

"En su calidad de Director de Gestión de Emergencias del Condado, el Juez del Hidalgo Richard F. Cortez firmó una nueva orden del condado para todos los residentes y visitantes en el condado de Hidalgo", suscribió el condado en su página oficial esta noche.

"Los nuevos pedidos de emergencia incluyen un refugio en casa, toque de queda, limitaciones esenciales de viaje y un requisito para que todos usen revestimientos faciales mientras están al aire libre", suscribió.

Richard Cortez, Juez del condado, reconoció que la pandemia rebasó la capacidad hospitalaria por subir mucho el número de contagios y de decesos, lo que obliga al retorno de las restricciones de forma más estricta.

"Nuestro aumento de números y muertes dice que tenemos que tomar medidas ahora y hacer lo que es mejor para nuestra comunidad," dijo el Juez Cortez.

Esta acción nos ayudará a hacer lo correcto para salvarnos y protegernos unos a otros de esta enfermedad mortal refugiándonos en casa", señaló.

El nuevo decreto entra en vigor el miércoles 22 de julio de 2020 a las 12:01 am y permanecen vigentes hasta las 11:59 p.m. del miércoles 5 de agosto de 2020.

La orden del Juez incluye cinco puntos básicos: quédate en casa, acata el toque de queda, solo viajes esenciales en el Condado, uso obligatorio de mascarillas que cubran mínimo boca y nariz, sana distancia obligatoria a 5 pies (1.5 metros) y prohibido reuniones de diez o más personas.