Melania Trump, la primera dama de Estados Unidos, reconoció este martes durante la convención republicana que la pandemia ha cambiado "drásticamente" las vidas de los estadunidenses y les ha generado mucha ansiedad, en un contraste con el mensaje triunfalista de otras figuras que hablaron en el encuentro, de cara a la elección presidencial.

En su discurso ante la convención republicana, desde el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, Melania Trump, también reflexionó sobre el racismo en el país y admitió que "la dura realidad es que no estamos orgullosos de algunas partes de la historia" de Estados Unidos.

En ese contexto, la primera dama describió a su esposo como la mejor esperanza para el futuro de Estados Unidos; mientras el presidente Donald Trump recurría a familiares, aliados y a las atribuciones de la presidencia para impulsar sus opciones de reelección en la segunda jornada de la Convención Nacional Republicana.