La red social de microvideos TikTok, propiedad de la empresa china ByteDance, ha presentado este lunes en Estados Unidos ante los tribunales federales una denuncia para impugnar la decision por parte de la administración de Donald Trump de prohibir TikTok en el país, “sin evidencia que lo justifique” y poniendo en peligro miles de empleos de empleos.

En un comunicado publicado en su blog corporativo, la compañía ha señalado que la orden ejecutiva firmada el pasado 6 de agosto por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que prohibe “cualquier” transacción con ByteDance, la empresa propietaria de la aplicación y entrará en vigor a mediados de septiembre, 45 días después de su proclamación, tiene el potencial de despojar de sus derechos a los millones de usuarios de la plataforma en Estados Unidos “sin ninguna evidencia que justifique una acción tan extrema y sin el debido proceso”.

“Estamos totalmente en desacuerdo con la posición de la Administración de que TikTok es una amenaza para la seguridad nacional y hemos articulado estas objeciones anteriormente (…). Es el momento de actuar. No nos tomamos a la ligera demandar al Gobierno, sin embargo, sentimos que no tenemos mas remedio que tomar medidas para proteger nuestros derechos y los derechos de nuestra comunidad y empleados”, ha explicado la empresa.