Concepción Malinek, una mujer de origen guatemalteco de 50 años que vivía en Cicero, a las afueras de Chicago, introducía ilegalmente a centroamericanos en Estados Unidos a cambio de un alto precio, y una vez aquí los obligaba a trabajar en condiciones de explotación hasta que pagaran su deuda.

Malinek, declarada culpable el año pasado por un cargo de tráfico laboral, fue condenada este lunes a seis años y medio de prisión. El juez de distrito Edmond E. Chang ordenó además a Malinek indemnizar a las víctimas con 112,545 dólares.

Durante 10 años, entre 2009 y 2019, la mujer introdujo a más de 30 guatemaltecos indocumentados en el país para luego amenazar con deportarlos y separarlos de sus hijos si no seguían trabajando para pagar su deuda.

Hace dos años, el FBI halló a 19 adultos y 14 niños en el sótano de su casa. Malinek tenía un libro de contabilidad con las cantidades que le debían los que vivían en la casa, según el testimonio de una de las víctimas. Los oficiales federales también encontraron tarjetas de residencia permanente y seguridad social fraudulentas para una víctima y su hija de 15 años.

"Malinek controlaba todos los movimientos de sus víctimas. Conocía su paradero en todo momento, la cantidad exacta de cada cheque que les robaba, y qué palancas empujar y tirar para mantenerlos a todos a raya", argumentó el fiscal Christopher V. Parente en el memorando de sentencia del Gobierno.

"Sabía que sus víctimas temían la deportación y la separación de sus seres queridos mucho más que el abuso y las acciones de explotación que les imponía", agregó.

Con lágrimas en los ojos, Malinek dijo al juez que se metió en problemas por "consentir a la gente" que le pedía "un favor" y por "ayudar" a demasiados inmigrantes a tratar de encontrar una vida mejor en Estados Unidos.

Get our free mobile app

Nadie salía del sótano

Un hombre (cuya identidad no se ha desvelado) afirmó hace dos años que la mujer dijo que le debía 18,000 dólares por permitirle usar su nombre y residencia en sus documentos de inmigración, según la demanda.

"La víctima declaró que a nadie se le permite salir del sótano de la residencia y subir las escaleras" a menos que llamaran a Malinek para obtener permiso, según la demanda.

Otra de sus víctimas dijo que vivía en la casa con su esposo y sus dos hijos pequeños, y aseguró que Malinek era abusiva verbalmente y amenazó a las personas que vivían allí si se ponían en contacto con las autoridades. El esposo de esta víctima dijo que le debían a Malinek 30,000 dólares por traer a su esposa y dos hijos al país.

"Ustedes son pobres y yo tengo todo el dinero", les decía, según este testimonio.

1.- PARA ALERTAS COMO ÉSTA TE RECOMENDAMOS BAJAR NUESTRA APPLICACIÓN, (Ligas, links, enlaces abajo).

2.- IR A ALERTAS Y ACTIVAR TODAS LAS NOTIFICACIONES