El presidente de EE.UU., Donald Trump, desafió este sábado las normas sobre COVID-19 en Nevada al celebrar el primero de dos mitines multitudinarios en ese estado clave, en el que acusó de nuevo a la oposición demócrata de “amañar” las elecciones de noviembre al facilitar el voto por correo.
Trump habló ante unos pocos miles de personas, la gran mayoría de ellas sin mascarilla, en el hangar del aeropuerto de la pequeña localidad de Minden, a pesar de que en Nevada están prohibidos los eventos que congreguen a más de cincuenta personas, debido a los riesgos de contagio del coronavirus.
“El gobernador de su estado ha intentado por todos los medios evitar que tengamos este acto esta noche”, dijo Trump en referencia al demócrata Steve Sisolak.
La campaña de reelección del presidente se vio obligada a cancelar dos mitines que tenía previstos para este sábado y domingo en Reno y Las Vegas, respectivamente, después de que las autoridades de Nevada les recordaran las restricciones relacionadas con la pandemia en el estado.
Eso no amedrentó a Trump, que programó entonces un primer mitin en pequeño aeropuerto de Minden, al oeste del estado, y un segundo acto este domingo en Henderson (cerca de Las Vegas), en la sede de una empresa a la que las autoridades locales ya han amenazado con una citación judicial si sigue adelante con el evento.
“Este tipo (el gobernador de Nevada) es en el que estamos confiando con millones y millones de votos. Puede amañar las elecciones”, alegó Trump en referencia a la decisión de Sisolak de enviar papeletas a todos los votantes registrados del estado por si quisieran votar por correo.
“Los demócratas están intentando amañar estas elecciones” mediante el voto por correo, recalcó Trump, quien insiste en alegar que ese método de votación puede favorecer el fraude, a pesar de que varios estudios han demostrado que eso es extremadamente improbable.