Comunidades enteras de la costa oeste de Estados Unidos son arrasadas por incendios que obligan a amplias evacuaciones y a advertencias de las autoridades de que puede haber muchos muertos.

Hasta el momento se contabilizan al menos siete fallecidos en los estados de California, Oregón y Washington, pero las autoridades advierten que el número puede aumentar debido s la imposibilidad de acceder a áreas afectadas para socorrer a las víctimas.

En Oregón, al menos cinco localidades quedaron "sustancialmente destruidas", al tiempo que se realizaban extensas evacuaciones en el estado, dijo la gobernadora Kate Brown.

"Quiero ser franca al decir que esperamos ver una gran pérdida... Esta podría ser la mayor pérdida de vidas humanas y propiedades debido a los incendios forestales en la historia de nuestro estado", agregó en conferencia de prensa.

Los estados vecinos de California y Washington también luchan por contener los incendios que se extienden a gran velocidad desde el fin de semana debido a una intensa ola de calor, seguida de vientos fuertes y secos.