El sábado se ordenó el cierre inmediato de siete hogares de ancianos de Louisiana porque sus pacientes fueron evacuados a un almacén antes del huracán Ida, dijo el Departamento de Salud del estado.

Siete pacientes han fallecido desde que se produjo la evacuación y cinco de las muertes han sido clasificadas como decesos relacionados con la tormenta, dijeron las autoridades en un comunicado.

El lunes y martes de la semana pasada, un grupo de funcionarios visitó el almacén y “observó condiciones que preocuparon mucho al Oficial de Salud del Estado porque pueden generar riesgos para la vida, la salud y la seguridad públicas”, según afirma una orden estatal que prohíbe el retorno de los residentes a las siete instalaciones.

WDSU, una estación afiliada de NBC en Nueva Orleans, informó que una portavoz del Departamento de Salud de Louisiana dijo que los generadores eléctricos de esa instalación estaban fallando y los pacientes dormían en colchones tirados en el piso, sin comida ni ropa limpia. Además, la funcionaria afirmó que el almacén estaba inundado por aguas pluviales y el olor de desechos humanos enrarecía el aire del lugar.

La portavoz no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Según las autoridades, los inspectores estatales que acudieron al almacén ubicado en la localidad de Independence “fueron expulsados ​​de la propiedad” y “el dueño de las siete instalaciones para ancianos los intimidó”.

Una empresa asociada con esos hogares para personas de la tercera edad, la mayoría de los cuales están ubicados en la zona metropolitana de Nueva Orleans, no respondió a una solicitud de comentarios.

El Departamento de Salud estatal dijo que el miércoles ordenó que los 843 pacientes del almacén fuesen trasladados a otras instalaciones o refugios para personas con necesidades especiales.

“La falta de consideración por el bienestar de estos residentes vulnerables es una afrenta a la dignidad humana”, dijo Joseph Kanter, oficial de salud de Louisiana, en un comunicado. “Hemos perdido la confianza en estos hogares de ancianos para que les brinden la atención adecuada a sus residentes. Hoy estamos tomando medidas inmediatas para proteger la salud pública”.

La secretaria de salud del estado, Courtney N. Phillips, advirtió: “Tomaremos más medidas”.

Denise Bottcher, directora de la Asociación de Personas Jubiladas en Louisiana, dijo en un comunicado que esa organización exige que se inicien investigaciones estatales y federales “sobre la atención de adultos y ancianos vulnerables, y médicamente frágiles, durante el huracán Ida”.

“Los hogares de ancianos tienen el deber de cuidar a sus residentes, lo que incluye la planificación para emergencias y evacuaciones”, dijo. “Estas trágicas muertes son el resultado de una falla total de supervisión, aplicación y planificación que se remonta a más de una década”.

Get our free mobile app

El gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, prometió que se realizará una investigación que, entre otras cosas, determinará si hubo un esfuerzo intencional para obstruir la inspección del almacén.

Ida pasó cerca de Port Fourchon, Louisiana, el 29 de agosto como un huracán de categoría 4. El Departamento de Salud afirma que los hogares de ancianos evacuaron a los residentes dos días antes de que el huracán tocara tierra.

Con 12 muertes atribuidas a la tormenta, Louisiana fue uno de los estados más afectados por el fenómeno meteorológico. El sábado por la noche, 644,648 clientes de los servicios públicos estatales se quedaron sin electricidad.