Un juez de Estados Unidos emitió este domingo una orden que impide al Gobierno de Donald Trump prohibir las descargas y actualizaciones de la red social china TikTok, algo que podría haber ocurrido esta medianoche, por lo menos hasta que la Justicia vuelva a pronunciarse.
El magistrado Carl J. Nichols de la corte federal del Distrito de Columbia accedió así a la petición de los abogados de la firma del gigante asiático, que buscaban un bloqueo temporal de la posible prohibición mientras las dos partes se enfrentan en los juzgados.
La decisión de Nichols traslada de forma definitiva a la Justicia una disputa iniciada en agosto de 2020, cuando el mandatario firmó una orden ejecutiva que amenazaba con vetar a la aplicación en territorio estadounidense si la compañía propietaria, la china ByteDance, no vendía su negocio en el país a empresas estadounidenses.
Según el presidente de la Unión Americana, el hecho de que se trate de una plataforma digital propiedad de una firma de China supone una amenaza de seguridad nacional por los vínculos existentes en esa nación entre el sector privado y el Gobierno del Partido Comunista Chino.
Tras semanas de negociaciones, ByteDance llegó a un principio de convenio con las norteamericanas Oracle y Walmart, el cual recibió el visto bueno preliminar de la Casa Blanca, pero en los últimos días las conversaciones no estaban dando frutos y existía una posibilidad real de que Trump ejecutase su amenaza de impedir las descargas de la aplicación cuando terminase el domingo.
Unas horas antes del fallo, en la mañana del 27 de septiembre, Nichols celebró una audiencia en la que escuchó los argumentos del Gobierno, que afirmó que TikTok es una amenaza porque recaba datos sobre sus usuarios y, al ser una empresa china, luego debe colaborar obligatoriamente con los servicios de inteligencia de dicho país.
Por su parte, los abogados de TikTok negaron que la firma comparta datos con las autoridades chinas y argumentaron que, en realidad, el objetivo de Trump es restringir la libertad de expresión.
Alexander Berengaut, uno de los abogados de la empresa, afirmó:
Este caso es sobre la libertad de expresión y sobre la libertad de comunicación. Es algo inherente del negocio que ha sido blanco del ataque. TikTok es una aplicación, pero es mucho más. Es una versión moderna de la comunicación en la era electrónica que ha ganado popularidad especialmente en la pandemia”.
Si el juez no hubiese dado la razón a ByteDance y la Casa Blanca hubiese decidido seguir adelante con su amenaza, Google y Apple, que controlan las dos principales tiendas virtuales para móviles, se habrían visto forzadas a retirar a TikTok de las mismas en Estados Unidos, en cumplimiento de la orden presidencial.
Pese a que hace sólo dos semanas, el acuerdo entre ByteDance por un lado y Oracle y Walmart por el otro parecía encarrilado, en los últimos días ambos han ofrecido versiones contradictorias acerca de si ByteDance seguiría formando parte principal del accionariado de la nueva compañía que se cree para gestionar el negocio de TikTok en la Unión Americana.