El Senado de EU se comprometió con un “traspaso pacífico del poder” si el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, gana las elecciones de noviembre, después de que el presidente Donald Trump se negara a garantizar que cedería el mando sin problemas.

La negativa de Trump a garantizar que aceptaría un “traspaso pacífico” del poder si pierde, expresada durante una rueda de prensa, provocó que numerosos miembros de su partido se distanciaran de esa postura y que el presidente tratara de matizarla, pero sin dar marcha atrás del todo.

“Queremos asegurarnos de que las elecciones se desarrollan de forma honesta, y no estoy seguro de que eso pueda ocurrir”, dijo Trump este jueves a los periodistas al abandonar la Casa Blanca rumbo a Carolina del Norte.

Las declaraciones de Trump llevaron al Senado a aprobar por unanimidad una resolución no vinculante en la que la Cámara reafirma “su compromiso con la transición ordenada y pacífica del poder que exige la Constitución de Estados Unidos”.

“No debe haber perturbaciones, por parte del presidente o de ninguna otra persona en el poder, para anular la voluntad del pueblo de Estados Unidos”, advierte la resolución, impulsada por el senador demócrata Joe Manchin.

La declaración se aprobó con una rapidez poco habitual en el Senado, de mayoría republicana, horas después de que el líder conservador en esa cámara, Mitch McConnell, se desmarcara de los comentarios de Trump.

A él se sumaron otros legisladores conservadores como los senadores Lindsey Graham y Marco Rubio o la congresista Liz Cheney; aunque la mayoría de miembros del Partido evitaron criticar directamente a Trump.