El Gobierno de Joe Biden presentó este miércoles una reforma del sistema de gestión de las solicitudes de asilo, con el objetivo de reducir el importante retraso que acumulan los expedientes procesados en la frontera de México y que ha dejado a miles de personas esperando años para saber si se pueden permanecer en Estados Unidos.

Según el plan, los casos ordinarios de asilo ya no serán remitidos automáticamente al colapsado sistema migratorio gestionado por el Departamento de Justicia, sino que serán supervisados por funcionarios de asilo de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés), que forman parte del Departamento de Seguridad Nacional.

Los defensores del cambio lo ven como una forma de ayudar a los que tienen solicitudes legítimas de protección, al tiempo que permiten a los funcionarios ocuparse más rápidamente de las personas que no reúnen los requisitos para obtener asilo o se aprovechan de la larga demora para permanecer en Estados Unidos.

"Las personas que reúnan los requisitos necesarios recibirán ayuda más rápidamente, mientras que las que no serán expulsadas de forma expeditiva", declaró el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

La propuesta debe pasar ahora por un periodo de comentarios públicos, antes de que pueda ser adoptada como una nueva política.

El sistema de cortes de inmigración sufre un retraso histórico de alrededor de 1.3 millones de casos. El Gobierno del expresidente Donald Trump impuso criterios más estrictos para el asilo y obligó a los inmigrantes a buscar protección en México y Centroamérica.

 

El motivo del cambio de Biden es que en los últimos años ha aumentado el número de personas que solicitan asilo bajo la legislación estadounidense, especialmente en la frontera entre Estados Unidos y México.

Tal y como funciona ahora el sistema, las personas que se presentan en la frontera o son detenidas por la Patrulla Fronteriza y se identifican como solicitantes de asilo deben pasar lo que se conoce como una entrevista de miedo creíble. Un funcionario de asilo del USCIS determina si cumplen los criterios de alguien que se enfrenta a la persecución en su país por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opinión política.

Get our free mobile app

Incluso si lo aprueban, su caso se transfiere luego a un juez migratorio y pueden pasar años hasta lograr una resolución.

La teoría en la que se sustenta el cambio propuesto es que los experimentados funcionarios de asilo del USCIS pueden clasificar los casos más rápidamente. Las personas a las que se les deniega el asilo pueden apelar y hacer que su caso se decida en un tribunal de inmigración. Los defensores de la nueva política creen que algunas personas con reclamaciones débiles se verán disuadidas de intentarlo por la denegación temprana.

El Departamento de Seguridad Nacional tiene previsto contratar a 1,000 funcionarios de asilo y 1,000 empleados de apoyo para hacer frente a la carga de trabajo adicional que supondrá el cambio.

Doris Meissner, excomisionada del Servicio de Inmigración y Naturalización (que precedió a USCIS), había pedido anteriormente adoptar este cambio, alegando en un reciente artículo de opinión del Instituto de Política Migratoria que sería "potencialmente un cambio de juego" que equilibraría la protección humanitaria para los elegibles con la necesidad de controlar la frontera.

"El aumento de las llegadas a la frontera entre EE.UU. y México, que es el último de una serie de picos periódicos, hace que este cambio sea aún más convincente", escribió Meissner, ahora miembro del citado instituto.

El porcentaje de concesión de asilo varía mucho según el país de origen y las circunstancias de la persona. Los solicitantes de Honduras recibieron la protección el 10% de las veces, mientras que la tasa para las personas de China fue del 37%, según las estadísticas más recientes de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración.