Autoridades sanitarias chinas anunciaron el lunes 49 nuevos contagios del nuevo coronavirus, incluidos 36 casos en la capital, Pekín, donde un nuevo foco vinculado a un mercado de alimentos al por mayor fortaleció los temores de una segunda ola de infecciones.

El brote interno original en China, donde la enfermedad fue identificada por primera vez el año pasado, fue en gran medida controlado, pero la semana pasada se detectó un resurgimiento de casos en la capital.

Además de los nuevos casos de Pekín, la Comisión Nacional de Salud dijo que había tres casos confirmados en la provincia de Hebei, que rodea a la capital.

Pekín ha comenzado a realizar exámenes rigurosos en el mercado de alimentos de Xinfadi, así como a quienes viven cerca y a cualquiera que lo haya visitado en las últimas semanas. Las autoridades han dicho que planean llevar a cabo pruebas del virus a 46 mil residentes en el área.

Más de 10 mil personas ya han sido sometidas a testeos.

Once barrios residenciales próximos al mercado han sido aislados, y varias ciudades han advertido a los residentes que no viajen a Pekín. Las autoridades también intensifican los esfuerzos para rastrear a quienes han visitado el mercado, mediante el envío de mensajes a los ciudadanos para preguntarles sobre sus movimientos recientes.

También se registraron el lunes 10 casos "importados", originados en personas provenientes del exterior, que representaron la mayoría de los casos en China en los últimos meses a medida que los ciudadanos extranjeros iniciaron el regreso al país.

En total, 177 personas ahora están contaminadas con el nuevo coronavirus en China, dos de ellos en estado grave.