Texas superó el lunes las 10 mil muertes confirmadas por Covid-19, y los expertos de salud expresaron su preocupación de que las recientes tendencias alentadoras podrían ser frágiles en medio de un regreso gradual a clases.

Aproximadamente cuatro de cada cinco de esos fallecimientos se reportaron después del 1 de junio.

Texas se embarcó en una de las reaperturas económicas más rápidas en Estados Unidos en mayo, antes de que el subsecuente aumento de los casos obligara al gobernador republicano Greg Abbott a dar marcha atrás y a decretar el uso obligatorio de mascarillas en todo el estado.

En agosto el panorama ha estado mejor, aunque ahora a las autoridades estatales les preocupa que mucha gente no esté solicitando hacerse una prueba de detección.

El Departamento Estatal de Servicios de Salud reportó 51 nuevas muertes el lunes, junto con más de 2.700 nuevos casos confirmados. Los números suelen ser menores los lunes debido a los retrasos en los reportes por el descanso del fin de semana.

Texas es el cuarto estado del país en superar las 10 mil muertes por coronavirus. Los otros han sido Nueva York, Nueva Jersey y California. Florida también se está acercando a la lúgubre marca.