Estados Unidos comenzará este martes una prueba masiva para la vacuna de Covid-19 que realizan en colaboración la Universidad de Oxford y la farmaceútica AstraZeneca y que corresponde al tercer ensayo clínico de fase 3 de esta cura por la que también apostó el gobierno de México hace unas semanas.

De acuerdo con la NBC estas prácticas contará con el apoyo de la Universidad de Wisconsin, uno de los sitios de prueba en EU para esta vacuna.

Con esta decisión es que la vacuna se coloca como una de las que cuentan con un mayor desarrollo, incluso por delante de las vacuna que realiza Moderna y Pfizer.

El doctor William Hartman, profesor asistente de anestesiología en la Universidad de Wisconsin, aseguró que no se esperan datos preliminares en torno a esta vacuna hasta al menos el Día de Acción de Gracias, que en la nación de las barras y las estrellas se conmemora el 26 de noviembre.

El experto principal del ensayo afirmó que la obligación de su equipo es poderse asegurar que se tenga una vacuna segura y eficaz. Para muestra del compromiso del centro de estudios es que su director, Jeff Pothof, se inscribió como el primer participante en este ensayo.

La NBC reportó que cada semana se inscribirán 250 personas durante las próximas ocho semanas, aunque solamente dos terceras partes recibirán la vacuna real, administrada dos veces, mientras el restante recibirá inyecciones de placebo.

Con esto es que los expertos buscan comprender y medir la generación de anticuerpos en al menos un mes, pues en ese tiempo se administra una segunda inyección y deben seguir siendo monitoreados sus niveles de anticuerpos.

La FDA ha sostenido que una vacuna eficaz necesita proteger al 50 por ciento de las personas para que se reconozca su eficacia.