HOUSTON. Las cinco refinerías de petróleo más grandes de Estados Unidos emitieron toneladas de contaminantes al cielo de Texas esta semana, incluidos benceno, monóxido de carbono, sulfuro de hidrógeno y dióxido de azufre, según datos preliminares proporcionados al estado, cuando una crisis ambiental desencadenó otra.

Las refinerías y las plantas petroquímicas en la costa del Golfo de EU se apresuraron a cerrar la producción cuando una masa de aire ártico llegó a una región no acostumbrada a temperaturas frías.

Los cierres llevaron a las refinerías a quemar o quemar y liberar gases para evitar daños en sus unidades de procesamiento. Esa llamarada oscureció los cielos de Texas con humo visible por kilómetros.

Las refinerías emitieron 337 mil libras de contaminantes, incluidos benceno, monóxido de carbono, sulfuro de hidrógeno y dióxido de azufre, según datos preliminares proporcionados a la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ).

La quema continuó toda la semana mientras las refinerías mantenían las plantas fuera de servicio. “Tuvimos seis o siete bengalas encendidas a la vez”, dijo Hilton Kelly, de Port Arthur, hogar de las refinerías operadas por Motiva, Valero y Total. “Todavía está sucediendo ahora”.

Sharon Wilson, del grupo Earthworks, dijo que las compañías de petróleo y gas de Texas presentaron 174 avisos de contaminantes por encima de los niveles permitidos entre el 11 y el 18 de febrero, cuatro veces el número de la semana anterior.