A continuación, la doctora Geraldine Loredo despejará tus dudas al respecto

Siguiendo con la serie de entrevistas sobre las distintas maneras de traer a un ser humano a la vida, y después de haber desarrollado el parto con cesárea, en esta ocasión abordamos el tema del parto en el agua, y en entrevista exclusiva con El Sol de Mazatlán, la doctora Geraldine Loredo Fuentes, médico general por la Universidad Autónoma del Estado de México con diplomado y certificación por La Salle en Educación Perinatal y acompañamiento al parto, abre el panorama sobre el interesante acontecimiento.

Lo primero que te preguntarás es ¿en qué consiste un parto en el agua?

"El parto en agua se refiere a llevar a cabo el proceso del trabajo de parto con apoyo de una tina de agua para inmersión de la mujer en trabajo de parto, ya sea que el nacimiento del bebé se dé dentro del agua o no.

Para este tipo de parto aplica cualquier mujer que no tenga contraindicaciones para llevar a cabo un parto vaginal puede optar por el parto en agua", explica la doctora Loredo.

¿SE USAN MEDICAMENTOS?

"El parto en agua es de hecho una opción que disminuye la necesidad de utilizar medicamentos para aminorar el dolor, la inmersión del agua en si cumple con esa función de manera muy eficiente, relaja, disminuye la percepción dolorosa, disminuye la intensidad y frecuencia de las contracciones sin disminuir el avance del trabajo de parto, por el contrario, se ha comprobado que la inmersión en agua durante la etapa de dilatación, disminuye el tiempo que lleva completar esta etapa. Es muy importante saber que una vez que la mujer opta por solicitar un bloqueo epidural ya no puede haber inmersión en el agua ya que existe riesgo de infección en el sitio donde se aplica la anestesia", comparte la experta.

BENEFICIOS Para la mamá es un excelente medio de confort, en el agua hay mayor movilidad, la flotabilidad, permite que la espalda descanse del peso del bebé, se pueden adoptar más fácilmente posiciones que ayuden al descenso del bebé sin tanto esfuerzo para la mamá, te brinda un espacio de descanso de la intensidad de las contracciones, lo cual permite continuar avanzando por el trabajo de parto más relajada, brinda un excelente espacio de acercamiento y participación de la pareja, disminuye la necesidad de usar medicamentos que pueden tener efectos secundarios, disminuye el riesgo de desgarros vaginales y evita la realización de episiotomía. Para el bebé brinda un medio de transición gradual, lo cual le genera confort y seguridad.

QUIÉN PUEDE PRACTICAR ESTE TIPO DE PARTO

"Hoy en día existen muchos mitos alrededor del parto en agua que están basados en el miedo y el desconocimiento, no cualquier médico está dispuesto a practicarlo y no cualquier médico está capacitado para ello. Sin embargo, cualquier médico interesado puede preparase y capacitarse si desea brindar esta atención. Es muy importante si una mujer busca el parto en agua, conocer qué experiencia tiene su médico realizándolo o bien si cuenta con alguna capacitación que lo avale".

CORTE DEL CORDÓN

Una vez nacido el bebé, si nace en el agua, se realiza el corte de cordón sin necesidad de procedimientos especiales. Y sea que la mujer requiera o no reservar el cordón para un banco de células no hay impedimento alguno para realizar el parto en agua.