En la ciudad de Flint, en el condado de Genesee, cientos de personas se congregaron este sábado en una marcha para exigir justicia tras la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía.

Cuando la multitud se dirigió hasta la estación de Policía, se llevaron con una sorpresa, pues en lugar de ser reprimidos por los agentes, como ha ocurrido en otras ciudades, recibieron muestras de apoyo, informa RT.

Chris Swanson, el 'sheriff' del condado de Genesee, conversó con los manifestantes y terminó uniéndose a ellos. "También estamos enojados. ¿Qué podemos hacer?", se preguntó, a lo que la multitud respondió: "marchen con nosotros", cosa que hizo.

"Esta es la forma en que se supone que debe ser [...], la Policía trabajando con la comunidad. Cuando vemos la injusticia, la denunciamos del lado de la Policía y del lado de la comunidad", dijo Swanson .

Seguidamente, él y el resto de los antidisturbios presentes en la escena se quitaron el casco, dejaron las macanas en el suelo en señal de paz y marcharon junto a la muchedumbre hasta el centro comercial Genesee Valley.