Un maestro de orquesta retirado que lucha contra Covid-19, en el Hospital McKay- Dee en Ogden, Utah, utilizó su verdadera pasión para difundir un poco de alegría en la Unidad de Cuidados Intensivos: La música.
Aunque el paciente de 70 años de edad Grover Wilhelmsen, estaba intubado y sin poder hablar, quiso mostrar su gratitud a los trabajadores y con un lápiz y papel hizo una solicitud a una enfermera, según lo publicado por CNN.
Hacia la mitad de mi turno, escribió: ¿Sabes, realmente quiero tocar aquí en el hospital. ¿Qué piensas de que mi esposa traiga mi violón y mi viola?”, detalló Ciara Sase, del hospital, en un comunicado.
La solicitud requirió de un poco de planificación y aprobación de los médicos, pero finalmente se le pudo conceder su deseo, aunque con monitoreo mientras interpretó algunas melodías.
De acuerdo al comunicado de prensa, Grover Wilhelmsen tocó himnos de la iglesia y el “Vals de Tennessee” para compartir un poco de felicidad.
“Se me llenaron los ojos de lágrimas. Fue increíble que todo el personal viera a un paciente haciendo esto mientras estaba intubado”, dijo Sase, según el texto de CNN.
Pese a que estaba muy enfermo, pudo seguir adelante y fue posible ver lo mucho que significaba para él; tocar lo ayudó a calmar sus nervios, agregó.
Mientras el hombre de 70 años de edad tocaba, el personal de la Unidad de Cuidados Intensivos se reunió alrededor de las puertas de vidrio de la habitación para escuchar y ver tocar al maestro jubilado.
El hospital dio a conocer que pudo tocar durante varias ocasiones, antes de que enfermara demasiado y requiriera ser sedado.
Diana, esposa de Wilhelmsen durante 47 años, mencionó a CNN, que no le sorprendió en absoluto que hubiera solicitado sus instrumentos musicales.