Hace unas semanas, un oso negro sorprendió a dos mujeres en Nuevo León, y otro cachorro visitó a unos oficinistas en la misma entidad, ambos animales se comportaron de forma amigable, pero no ocurrió lo mismo en Canadá, donde un oso mató a una mujer frente a su hijo.

Medios locales informaron que la noche del pasado jueves un oso negro mató a Stephanie Blais de 44 años, en la provincia canadiense de Saskatchewan.

Stephanie sostenía una llamada telefónica con su marido cuando fue atacada por el oso dentro de su hogar y frente a su hijo de nueve años.

“Me quedé en la línea unos minutos antes de colgar e intentar llamar de nuevo […] los sonidos eran muy perturbadores”, narró Hubert Esquirol, esposo de la víctima.

Asimismo, detalló que su hijo Curtis Blais disparó al oso para que soltara a su madre, luego le practicó reanimación cardiopulmonar, sin embargo, ella ya no tenía signos vitales, debido a que sufrió graves heridas.

“Curtis manejó la situación extremadamente bien. Pudo haber sido mucho peor. Los hijos podrían haber estado cerca de ella en el momento del ataque”, añadió Hubert.

Debido al aumento de avistamientos de osos negros cercanos a lugares urbanos, autoridades de Protección Civil hicieron las siguientes recomendaciones a la población:

No acercarse
Guardar la calma
No alimentarlos
No arrojarles piedras ni objetos
Evitar fotografiarlos
No tomarse selfies
No dejar basura a su alcance
No molestarlos y alejarse de ellos