Los gobiernos de México y Estados Unidos analizan esta semana si se reabre de forma total la frontera común a partir del próximo lunes 22 de junio o se extiende un mes más el cierre a los cruces no esenciales, hasta julio 21.

La decisión de restringir los cruces fronterizos a solo aquellos por motivo comercial, de trabajo, salud y académico fue asumida por Estados Unidos y México comenzando a aplicar el 21 de marzo con doble ampliación, primero en abril y luego en mayo hasta el 21 de junio.

El objetivo de la medida es evitar la propagación del coronavirus covid-19. Regularmente, a lo largo de los puentes fronterizos se llevan a cabo un millón de cruces diarios.

En días pasados los embajadores de México, Martha Bárcena, y Estados Unidos, Christopher Landau, coincidieron en que la determinación que se anunciará antes de este siguiente fin de semana dependerá de cómo ha evolucionado el nivel de contagios por covid-19 en ambos países y particularmente, en los estados fronterizos.

En California, por ejemplo, en los últimos 20 días la tendencia de contagios ha ido al alza, aunque de manera marginal, mostrando el 22 de mayo 2 mil 187 nuevos casos y el 13 de junio 3 mil 212.