Hasta ayer, en México había 27 mil 121 defunciones por Covid-19, además de 220 mil 657 casos confirmados.

México se convirtió en el segundo país con mayor letalidad en el mundo, con 12.3 personas fallecidas por cada 100 mil habitantes, informó la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

Según el Centro de Investigación de Coronavirus de la universidad, México se ubicó en las últimas horas entre los 20 países actualmente más afectados por Covid-19 en todo el mundo.

“Los países en la parte superior tienen la mayoría de las muertes proporcionalmente a sus casos o población de Covid-19, no necesariamente la mayoría de las muertes en general”.

La lista la encabeza Reino Unido, seguido de México, España, Ecuador, Indonesia, Estados Unidos, Irán, Brasil, Egipto e Irak. Además, entre los primeros lugares están Colombia, Perú, Bolivia, India, Pakistán, Sudáfrica, Chile y Rusia.

Según el análisis de la institución de Estados Unidos que ha monitoreado la epidemia, “en las próximas semanas y meses, las pruebas virales para detectar la presencia de infección por Covid-19, así como las pruebas serológicas para anticuerpos y la inmunidad potencial serán críticas para medir la propagación de la enfermedad”.

Establece que en la reactivación de los países los gobiernos, las empresas y las familias dependerán de los datos de estas pruebas a medida que tomen decisiones sobre el camino a seguir.

Hasta ahora quien conduce la política frente a la epidemia en México en la secretaría de Salud, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell ha descartado la aplicación de las pruebas para medir cómo y hasta dónde se ha extendido el virus, también ha negado la posibilidad de que se utilicen durante la fase de reapertura para monitorear los contagios.

“Para que los gobiernos identifiquen nuevos casos y respondan eficazmente a la pandemia a través del rastreo y el tratamiento, los programas de prueba deben ajustarse al tamaño de su epidemia, no al tamaño de la población”, dice la universidad.