Un total de mil 245 soldados, en servicio y francos, perdieron la vida entre el 1 de diciembre de 2012 y el 30 de noviembre de 2018, durante el mando del general Salvador Cienfuegos Zepeda al frente de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), indican respuestas a solicitudes de información obtenidas vía transparencia.

Actualmente Cienfuegos Zepeda se encuentra detenido en Estados Unidos acusado de narcotráfico, lavado de dinero y brindar protección a miembros del cártel “H-2”. Mientras era titular del Ejército mexicano, 321 de sus elementos cayeron desempeñando labores de seguridad, logística y más, dentro y fuera del país (militares en servicio).

Agresiones con arma de fuego, accidentes aéreos y automovilísticos, atropellos y caídas, entre otros, son parte de las causas de muerte. Asimismo, 924 militares perdieron la vida al encontrarse francos (fuera de servicio), por las mismas causas que sus compañeros en servicio más otras como agresiones con arma blanca, agresiones físicas, accidentes, enfermedades, infartos y ejecuciones.

La primera causa de muerte entre el personal militar fueron los homicidios, con 418 casos (109 en servicio y 309 francos). De estos, 325 se cometieron con arma de fuego; 35, con arma blanca, y 33, por otra agresión física. Asimismo, 25 se consideraron ejecuciones, indica la Sedena en las solicitudes de transparencia con números de folio 0000700237316 y 0000700064719.

Los accidentes automovilísticos fueron la segunda causa de muerte, con 356 casos en el sexenio. Le siguieron después los atropellados (72 soldados), los que murieron por infarto o paro cardiorespiratorio (62), por enfermedad (43), por ahogamiento (30), por caídas (24), por “accidentes de arma de fuego” (15), por descargas eléctricas (ocho) y por asfixia (cuatro).

Además de estas, hay otras 213 causas de muerte entre las que se encuentran: explosión de granada, calcinamiento, golpes de calor, derrames cerebrales y suicidios. Se incluye también el accidente en salto de paracaídas de un sargento el 14 de julio de 2016, en Carolina del Norte, Estados Unidos.

Juan Francisco Patrón Sánchez, alias El H-2, era el jefe de plaza del cártel de los Beltrán Leyva en Nayarit. Tras la detención de Héctor Beltrán en 2014, Patrón Sánchez se convirtió en el líder supremo de la organización.