Más de medio millón de personas se quedaron sin energía eléctrica en Estados Unidos tras la llegada del huracán "Sally" a Alabama y Florida.

La mayoría de los más de 550 mil clientes de las compañías de luz que no tenían el servicio estaban en Lower, Alabama, al sur del Estado donde tocó tierra el huracán esta madrugada.

"Si ve líneas caídas después de la tormenta, no asuma que están sin energía y mantenga una distancia social segura", alertó en Twitter la compañía Alabama Power, ante la posibilidad de posibles descargas eléctricas en medio de las anegaciones.

Agregó que estaban trabajando para restaurar el servicio en los lugares que fuera seguro.

El corte de suministro eléctrico se inició desde antes de la llegada del ciclón, pero se incrementaron con la caída de árboles sobre los cables de luz, según CNN.

Tras tocar tierra con vientos de 165 kilómetros por hora, "Sally" se degradó a tormenta tropical y mantenía vientos de 110 km/h.

El vórtice del meteoro seguía avanzando tierra adentro, 5 km/h, tan lento como el caminar de una persona, por lo que podría causar inundaciones peligrosas desde la franja noreste de Florida a Mississippi y hasta zonas más al interior durante los próximos días.

Los funcionarios de emergencia en Alabama y Florida reportaron inundaciones repentinas que anegaron muchos hogares.

Los equipos de emergencia sacaron a varias personas de casas inundadas. En el condado de Escambia, que incluye a Pensacola, más de 40 fueron rescatadas, incluida una familia de cuatro que fue encontrada en un árbol, dijo el jefe de la Policía local, David Morgan.