Especialistas advierten que el hartazgo descontento social, a raíz de las enormes deficiencias, poco profesionalismo, capacitación y sobre todo falta de reacción de las corporaciones policiacas del país, han derivado en disturbios destrozos que no cesan y que además no pueden ser contenidos, donde el principal problema es la falta de reacción de los cuerpos policiales con instrucciones poco claras de sus mandos y protocolos ambiguos, imprecisos e inoperantes para responder en tiempo y forma.

Así lo considera el especialista en temas de seguridad Alejandro Desfassiaux al recalcar que los últimos reportes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública indican que al menos 26 mil 700 policías en México no aprobaron los exámenes de control y confianza, de los cuales sólo fueron dados de baja alrededor del 1.4 por ciento.

“Datos que nos llevan a preguntarnos en manos de quién está nuestra seguridad, ya que tanto policías - y también los delincuentes - hacen lo que quieren sin mayores consecuencias, pareciera que vivimos en un país sin ley”.

Por ello sostiene que nuestro país requiere un plan y una institución de seguridad pública transexenal, pues cada administración reformula la estrategia y deja truncos los avances que se podrían haber consolidado de existir continuidad y voluntad política para hacer bien las cosas.

Destaca que en estos momento en que la bancada de Morena cuenta con mayoría en el Congreso se puede facultar a la Guardia Nacional para absorber a todas las policías estatales, municipales y auxiliares, incluso a corporaciones tan irregulares como las del Estado de México, lo cual daría como resultado la desaparición de todas las policías corruptas e ineficientes.

“Con esto la Guardia Nacional impondría el ordenpara hacerle frente al millón de delincuentes que operan en el país, aseguró el también Presidente de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial y autor del libro “Cómo poner un alto a la inseguridad en México”.