En el 274 de South Island, en Golden Beach, Florida, se encuentra una de las claves de las investigaciones que en Estados Unidos se realizan sobre Genaro García Luna y que han llevado al exencargado de combatir al narcotráfico en México al banquillo de los acusados.

Se trata de una mansión valuada en más de tres millones de dólares supuestamente perteneciente a los empresarios Alexis y Samuel Weinberg, dedicados al ramo de la seguridad y que se vieron beneficiados con contratos con el secretario de Seguridad con Felipe Calderón.

Según las indagatorias de la Fiscalía estadounidense, presentadas en una Corte de Nueva York ante un juez federal, los fondos utilizados para comprar la residencia tuvieron su origen en una empresa radicada en Panamá, lo que generó sospechas sobre el responsable de, entre otros, combatir al Cártel de Sinaloa.

En el 27 de febrero para buscar la libertad bajo fianza de Genaro García Luna, ante el juez Robert M. Levy, el fiscal Michael Robotti relató que la mansión, de cinco mil 900 pies cuadrados, fue propiedad de una empresa que la compró en 2012 y, según las investigaciones, la adquirió a nombre de García Luna.

“Hemos entrevistado al dueño anterior de esa propiedad que recuerda que el Sr. García Luna y su familia estuvieron involucrados en la selección de esa propiedad antes de su compra. Por ejemplo, esta propiedad, de tres millones de dólares, fue comprada a nombre de él y su familia bajo el nombre de una corporación a la que no está vinculado en ningún documento corporativo”, dijo.

EL YATE

Según Robotti, esta entidad adquirió durante ese mismo año un yate valuado en 700 mil dólares para uso exclusivo del ex secretario de Seguridad Pública del presidencia de Felipe Calderón. Incluso se detectaron otros pagos que se han realizado en nombre de terceros pero que han beneficiado al Genaro García Luna.

Sobre estas indagatorias salió a la luz el nombre de Caesar Geraldo, uno de los propuestos por García Luna como aseguradores para el pago de la fianza con la que se buscó lograr su libertad en tanto se desarrolla el juicio por cargos criminales relacionados con el ingreso de cocaína a Estados Unidos.

“Sí, Caesar Geraldo. Él realizó pagos de aproximadamente 40 mil dólares a instituciones privadas a las que los hijos del Sr. García Luna irán. Y ha habido otros casos sobre otra compañía vinculada a esta misma empresa, quienes compraron la mansión y que compraron el yate. Otra corporación también hizo un pago significativo a una escuela privada en nombre de García Luna”, refirió.

El fiscal Robotti destacó que están interesados en hablar con Caesar Geraldo por lo que entre enero y febrero se buscó contactarlo, sin embargo nunca respondió a los llamados telefónicos.

“Tenía programado regresar a los Estados Unidos el 26 de enero de 2020, en un vuelo de regreso desde Cancún pero no abordó el vuelo. Entonces por lo que el Gobierno sabe, él no está en los Estados Unidos y no debe considerarse como un fiador a menos que la defensa pueda presentar algo de información”, expuso.