No cabe duda que uno de los grandes mitos del mexicano es su ingenio o su capacidad de hacer menos de lo más, o ya de plano para sacar de donde no hay para salir adelante. Veamos algunos de los inventos nacidos de la necesidad o de la astucia de los mexicanos que más han llamado la atención, porque para inventarse cosas, los mexicanos se pintan solos.

El nombre de este restaurante-taquería en San Diego puede que no le diga nada al visitante promedio que no sea mexicano, después de todo son dos palabras que no tienen nada de malo. Mamá y Testa, como cabeza. Pero al mexicano típico, aficionado al albur y al doble sentido, no puede dejar de sacarle una sonrisa el nombre. Otra cosa sería que quisieran comer ahí, o tomar, o lo que sea que se haga con un albur.

Manos libres

En la mayoría de México si la policía te ve usando tu celular mientras manejas te pueden poner una multa, pero si usas un sistema “manos libres” casi nadie lo notará. Pero los manos libres son muy caros y entonces usar el celular a veces se vuelve una necesidad aun mientras manejas. Creemos que te puedes salir con la tuya, claro, todo depende de que tu manos libres no consista en una liga atada a tu frente.

Pues sí, llevar a los niños a la playa es caro y luego para que nada más se metan a la alberca, el gasto se hace mucho. Mejor, si tienes una vieja o no tan vieja llanta de tractor por ahí sin utilizar, la puedes usar para darle una alegría a tus hijos que de otro modo no encontrarían mas que en la alberca. Con cuidado, no se use sin la supervisión de un adulto.

Pero si a ti lo que te gusta es la alberca con ruedas pero montadas en el coche para poder llevar la fiesta a donde sea, México también te tiene la solución. Simplemente consigue un plástico suficientemente grande como para sellar la caja de tu troca y vámonos, sólo te hacen falta las chicas y las cervezas. Aguas (ja) con los niños nadando en las coladeras, eso sí. Esta foto, mientras más la vemos, más le encontramos…

Guardar agua para los días de escasez, como los que se viven en la Ciudad de México cada vez que tienen que arreglar el sistema Cutzamala de agua potable, puede ser todo un reto si no tienes una toma de manguera a la mano, o si a tu lavabo sólo le cabe un vaso debajo. Pues he aquí la solución: una botella de agua vacía con un agujero y tras: cubetas llenas sin estar llenando tus vasitos.

Pues si no te alcanza para tu pantalla plana pero tu tele todavía está buena y sí recibe la señal digital, he aquí la solución. Claro que la solución implica hacer un hoyo en la pared, y tener suficiente espacio detrás de la pared, en el cuarto de atrás de preferencia, para que no estorbe la parte de atrás, ah y tener dónde conectarla, y que no se caliente mucho o que algún día tengas que arreglaral. O hasta que el muro se debilite y se cuartee. En fin, mejor ahorra para una plana de verdad.

La mezcladora se inventó para juntar agua fría con agua caliente, o sea, para mezclar. Pero la ‘mexcladora’ se inventó para combinar ron con coca y hacer cubas automáticas: sólo agregue un vaso con hielos y un poco de limón y listo. Además, por medio de las llaves reguladoras de cada elemento uno se puede segurar que la mezcla sea en la proporción ideal para cada gusto o intención. ¡Salud!

Pues a pesar de ser un ex-presidente gringo, no podría ser más mexicano el negocio y la foto. El juego entre la cerveza tamaño de litro, llamada coloquialmente “caguama” y el nombre de Barack Obama es uno que sólo podría haber surgido del alma poética y etílica del mexicano siempre en busca de un chiste. Y no es el único restaurante o bar o cantina que tiene nombre de chiste como podemos comprobar con sólo pasar por zonas mexicanas del mundo.

Pero el premio al mejor nombre de restaurante con doble sentido se lo lleva este de sushi de la zona metropolitana de la Ciudad de México. No dudamos que el sushi esté bueno, lo malo será el doble sentido al llegar la cuenta o al tener que llagar al lugar (puede que esté muy lejos, hasta su casa) o tal vez esté tan bueno que te haga exclamar, ¡ah, qué…