Comúnmente los higos son considerados como una fruta, sin embargo en realidad se trata de un conjunto de frutos unidos también conocido como flor invertida.

Es decir pese a su concepción como fruta, los higos son una infrutescencia, una flor invertida que florece dentro de la vaina oscura con tono rojizo, que es conocido popularmente como higo.

Comúnmente los higos son considerados como una fruta, sin embargo en realidad se trata de un conjunto de frutos unidos también conocido como flor invertida.

Es decir pese a su concepción como fruta, los higos son una infrutescencia, una flor invertida que florece dentro de la vaina oscura con tono rojizo, que es conocido popularmente como higo.

Lo más increíble de los higos es que para su florecimiento, requieren de la participación de insecto en específico. En este caso de una avispa que se sacrifica y muere en el interior del higo.

Esto se debe a que para el proceso de polinización, el higo no puede contar con el viento o con la llegada de las abejas con polen de otros frutos para iniciar su reproducción.

El verdadero protagonista de todo este proceso consiste en la llamada avispa de los higos. Estos insectos tienen la responsabilidad de transportar el material genético de estas flores y así permitir su reproducción.

A su vez, las avispas depositan en el interior del higo las larvas de su especie, por lo que ambos practican una relación de simbiosis o mutualismo. Dado que los higos no pueden reproducirse sin los insectos, mientras que estos necesitan de un lugar seguro para depositar sus larvas.

Para llevar a cabo este proceso, las avispas hembras entran dentro de los higos masculinos (los cuales normalmente no se consumen). Debido a que los mismos contienen una forma especial que facilita el albergue de los huevos de la avispa, la cual muere en su interior al perder sus alas y antenas.

A partir de este momento, las crías macho de la avispa se disponen a reproducirse en el interior de los higos, ya que carecen de alas y medios para salir del fruto. Con el paso del tiempo, procrean con las hembras y hacen un túnel de salida, por el cual se retiran estas últimas cargando con el polen necesario para repetir el ciclo en una nueva higuera.

No hay necesidad de alarma

Aunque la presencia de los insectos en el interior de los higos pueda generar preocupación sobre su consumo. En realidad los cuerpos de las avispas muertas dentro del higo se descomponen gracias a una enzima del fruto.

Además, en la actualidad los higos dispuestos al consumo humano son partenogenéticas. Es decir, son alimentos que brindan sus frutos incluso si no cuentan con un polinizador, como lo son las avispas del higo.

Así que puedes comer tranquilamente de los frutos de esta rica y exótica flor, sin miedo ni riesgos a comer por accidente algún insecto.

Los higos se conforman con múltiples aquenios, los cuales en realidad son cada una de los frutos de cascara dura y única semilla que producen cada flor. Estos aquenios son los responsable de la crujiente textura característica del higo.

Por lo que al ingerir este alimento, no estás comiendo un único fruto (el higo), sino que en realidad estas comiendo cientos de frutos de una sola vez.