El 3 de agosto Estados Unidos conmemora a las víctimas que fallecieron en el tiroteo de El Paso de 2019, que fue un ataque terrorista llevado a cabo a manos de un joven supremacista blanco de 21 años.

El presunto atacante, Patrick Crusius, confesó que su objetivo era “matar mexicanos”, según un documento del diario The Washington Post.

 

El tiroteo masivo ocurrió en un local de Walmart cerca del centro comercial de Cielo Vista en El Paso, Texas, Estados Unidos, alrededor de las 10:00 a.m.

Unas 23 personas resultaron muertas, y otras 23 fueron heridas, entre ellos mujeres y niños que hacían sus compras en la tienda antes de su regreso a clases.

El manifiesto del sospechoso residente de Allen, Texas, bautizado The Inconvenient Truth, expresó apoyo e inspiración por los ataques terroristas en la mezquita de Christchurch, junto con la preocupación por la invasión hispana, la automatización, las grandes corporaciones y la degradación ambiental.

El manifiesto contenía lenguaje supremacista blanco y odio racista dirigido a inmigrantes y latinos, donde el autor alentaba a los inmigrantes a regresar a sus países de origen.

Domingo García, presidente nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), dijo que la masacre de El Paso está grabada como uno de los actos de mayor odio cometido contra los latinos ya que el tirador dijo simplemente que odiaba a los mexicanos.

“Los vio como invasores, la misma línea que está impulsando el movimiento supremacista blanco en todo el país. El racismo es una amenaza creciente que estamos presenciando abiertamente ahora en nuestro país y que debemos enfrentar. El Paso nos mostró que justo debajo de la primera capa, hay una rabia racial que se alimenta a diario de la desinformación en las redes sociales”, dijo.

Get our free mobile app

Rodolfo Rosales, Jr., director estatal de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) de Texas, agregó que la masacre nunca debe ser olvidada.

“Las víctimas eran hombres, mujeres y niños inocentes cuyas vidas terminaron tan cruelmente sin otra razón que el odio ciego. Su memoria exige nuestras acciones para detener la proliferación del discurso de odio racial que con unas simples pulsaciones de teclas crean publicaciones tóxicas en las redes sociales", dijo.