El jefe de una cadena de farmacias en China, Li Dong, recibió una condena de 15 años de cárcel por vender mascarillas falsas.

En enero Li compró y vendió a través de su red de farmacias más de 580 mil mascarillas falsas que se vendían como si fueran de la marca 3M. La cadena recibió ganancias de 4.3 millones de yuanes, aproximadamente 608 mil dólares.

Sin embargo, las autoridades locales comenzaron una investigación al recibir quejas por parte de los compradores por la baja calidad del producto. En febrero Li y sus socios fueron arrestados.