Las intensas lluvias de Isaías llegaron antes del amanecer del domingo a la costa este de Florida, mientras las autoridades miraban con aprensión una tormenta que amenazaba con frustrar los esfuerzos contra el coronavirus en la región.
Isaías se debilito el sábado por la tarde y pasó de huracán a tormenta tropical, aunque se esperaba que aun así dejara aguaceros e inundaciones a su paso por Florida.
“Que no los engañe la degradación”, advirtió el gobernador de Florida, Ron DeSantis, durante una conferencia de prensa el sábado después de que la tormenta pasara horas azotando las Bahamas.
Las autoridades de Florida cerraron playas, parques y centros de pruebas para el coronavirus y ataron señalamientos a palmeras a fin de evitar que los fuertes vientos los arrastren.
El gobernador de Florida dijo que el estado esperaba apagones e instó a la población a preparar comida, agua y medicamentos para siete días. Las autoridades trataban de preparar refugios en los que la gente pudiera resguardarse de la tormenta de ser necesario respetando el distanciamiento social para evitar la propagación del virus.
En el condado de Palm Beach había unas 150 personas en refugios, indicó la portavoz de gestión de emergencias Lisa De La Rionda. El condado emitió un aviso de evacuación voluntaria para residentes en remolques o casas prefabricadas, o aquellos que temieran que sus casas no pudieran soportar el viento.
“No esperamos más evacuaciones”, dijo, añadiendo que los evacuados guardaban las distancias y llevaban mascarillas.
Isaías añade otra carga sobre poblaciones ya golpeadas por otras tormentas y por la enfermedad.
Los vientos máximos sostenidos de la tormenta fueron remitiendo el sábado, y el domingo por la mañana alcanzaban los 100 kilómetros (65 millas) por hora, según un comunicado del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.
Se esperaba que el centro de la tormenta se acercara a la costa sureste de Florida el domingo por la mañana, antes de subir por la costa este del estado a lo largo del día. Se esperaban pocos cambios en la fuerza de la tormenta durante los próximos días, según los meteorólogos.
Las intensas lluvias, inundaciones y vendavales podrían golpear buena parte de la Costa Este esta semana, ya que se espera que el sistema continúe su rumbo por la costa o a lo largo del litoral atlántico.