El ex gobernador interino de Coahuila, Jorge Torres López, decidió entregar una mansión -la cual está ubicada a 300 metros de un campo de golf, una de sus grandes aficiones- a la justicia norteamericana, esto luego de que aceptara su culpabilidad por el delito de conspiración para lavado de dinero.

En los documentos judiciales, que contienen el caso criminal C-13-1075-5, se asegura que Torres López aceptó que las autoridades norteamericanas le incautaran la propiedad ubicada en 53 South Wind Drive, en Montgomery, Texas.

La investigación de las autoridades norteamericanas revela que Torres López recibió depósitos por 733 mil 441 dólares de parte del empresario Luis Carlos Castillo Cervantes, conocido como "El Rey de los Dragones". De esta cantidad, Torres López reconoció que 350 mil eran sobornos a cambio de contratos de obra pública.

Un análisis de las cuentas, citado por autoridades norteamericanas, muestra que Torres López usó los fondos de su cuenta en Inter National Bank para comprar dos propiedades en Montgomery, Texas: una vivienda y un lote.

"El demandado estipula y acepta que la siguiente propiedad que figura en la acusación está sujeta a decomiso: la propiedad ubicada en 53 South Wind Drive, Montgomery, Texas", dice textualmente la acusación.

En esta zona de Montgomery, los precios de las viviendas rondan los 420 mil dólares en promedio. Es una de las zonas más acomodadas, donde incluso Google Maps no presenta la opción de Street View, únicamente una visión satelital.

A la par, el ex gobernador interino de Coahuila, aceptó haber recibido sólo el 5% de los sobornos de los que fue acusado ante la Corte de Estados Unidos.

En enero de 2017, durante el proceso contra Luis Carlos Castillo Cervantes, empresario conocido como "El Rey de los Dragones", se acusó a Torres López de haber recibido 6.8 millones de dólares en sobornos a cambio de contratos de obra pública en el estado durante el sexenio 2005-2011.

"La evidencia relacionada con el señor Torres López involucra contratos inflados para proyectos de pavimentación con el señor Castillo, por un monto de aproximadamente 6.8 millones de dólares en sobornos que fueron pagados", afirmó la fiscal Julie K. Hampton, según se constata en documentos judiciales del caso 2:16-CR-00802.

Estas acusaciones fueron avaladas por Castillo Cervantes.

Torres López aceptó declararse culpable por el delito de conspiración para el lavado de dinero, cuyos recursos provenían de sobornos. Sin embargo, según la Corte, el ex gobernador solo reconoció que 350 mil dólares fueron de sobornos pagados por el propio Castillo Cervantes.

El Gobierno de Coahuila pedirá a las autoridades norteamericanas los alcances del proceso que se le sigue a Torres López.

"La FGE, hablando vía telefónica con Gerardo Márquez, solicitará a través de los conductos diplomáticos, de asistencia jurídica internacional de la FGR, a las autoridades de este país (EU) alcance de la acusación, confesión, del señor Jorge Juan Torres López, para conocer de forma oficial los términos exactos de la investigación efectuada en EU", dijo el gobernador Miguel Riquelme.

El golf es una de las aficiones de Torres López, por lo que tenía un campo a unos pasos de esta vivienda. La residencia incautada por EU se encuentra en una zona exclusiva del condado de Montgomery, el cual se ubica a unos 100 kilómetros de Houston.