De la misma manera que se invita a las mujeres a realizarse chequeos anuales para detectar el cáncer de mama o de útero, es vital que los hombres a partir de los 45 años vayan al urólogo una vez año.

Sin embargo, especialistas indican que muchos hombres no acuden a este especialista, situación que podría complicar algún problema de salud.

Hacerlo, dice, puede ser la diferencia entre obtener un diagnóstico temprano y oportuno de padecimientos tan serios como el cáncer de próstata, que inicialmente no ocasiona molestias al paciente.

En algún momento de sus vidas, todos los hombres van a presentar un crecimiento de la próstata el cual puede ser benigno o maligno, es decir que se trate de cáncer.

Según estudios, el cáncer de próstata es el más frecuente en hombres mayores de 50 años, por lo que  estos acudan a su urólogo para prevenir el avance de esta enfermedad.

Sin embargo, los especialistas advierten que muchos hombres no acuden a sus chequeos por miedo, vergüenza o temor.

La detección temprana del cáncer de próstata permite bajar casi un 25% la mortalidad por esta patología.