Este miércoles se difundió el reporte completo de la autopsia de George Floyd, donde los médicos aseguran que tenía Coronavirus.

De acuerdo con el documento de los médicos del condado de Hennepin, Minnesota, que consiguió la cadena estadounidense NBC, Floyd dio positivo a la COVID-19 el 3 de abril. Es decir, casi dos meses antes de su muerte.

Apenas el lunes, la familia de George Floyd presentó los resultados de una nueva autopsia donde se asentaba la causa de muerte como homicidio por asfixia, pero no había trascendido que tenía coronavirus.

Independientemente de que haya padecido COVID-19, la causa de muerte está asentada como “fallo cardiopulmonar complicado por restricción de respiración de los policías y compresión de cuello”.

Las dos autopsias realizadas a Floyd (la oficial y la independiente) han arrojado la misma conclusión: que su muerte fue un homicidio.