También políticos de PRI y PAN, así como empresarios, están a la cabeza del frente anti-AMLO en distintos estados de la República

El abogado de la Arquidiócesis de León, Guanajuato, es líder del Frente Nacional Anti-AMLO (Frenaaa) en el Bajío. Un priista ligado al exgobernador oaxaqueño Ulises Ruiz Ortiz encabeza el movimiento en Tabasco y una militante panista hace lo propio en Ensenada. Un empresario de bienes raíces dirige en Guadalajara mientras que otro de transporte urbano lidera en Nuevo León.

Aunque se declara un frente apartidista, el movimiento que busca la renuncia del presidente Andrés Manuel López Obrador tiene como cabezas en los estados a militantes de partidos políticos, o que hasta hace poco lo eran, empresarios y abogados ligados a la Iglesia Católica.

Así lo revela un rastreo hecho por El Sol de México de 56 nombres que aparecen en una lista de líderes de Frenaaa en distintas ciudades y estados del país. El objetivo de hacer público este listado es que ciudadanos que simpatizan con el movimiento puedan contactarlos para realizar donaciones y así sostener el “campamento por la libertad y la justicia” que mantienen afuera de Palacio Nacional, y cuyo costo mensual asciende, dicen, a 51 mil 300 pesos.

Al listado se puede llegar desde la página oficial de Frenaaa así como a través de una publicación compartida en el portal de Facebook del Congreso Nacional Ciudadano, organización que preside el fundador y vocero de Frenaaa, Gilberto Lozano.

Entre los líderes de la lista destaca Mario de Jesús Gallardo Mendiolea, quien en su perfil de LinkedIn se ostenta como asesor jurídico y abogado de la Arquidiócesis de León, desde 2011 hasta la actualidad, y director general de la firma de abogados Mendiolea Consultores.

Se define como un “abogado mexicano y predicador católico” además de ser conferencista “en diversos foros, círculos académicos, empresariales y sociales”. Su nombre resalta en algunos medios nacionales porque en 2018, a seis días de las elecciones federales, impartió una conferencia a siete mil trabajadores, en su mayoría de fábricas de zapatos, invitándoles a reflexionar su voto.