Un juez de Los Ángeles impuso una fianza de 90 millones de dólares contra el líder de la iglesia La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, por los nuevos 36 cargos de abuso sexual, actos lascivos contra un menor y extorsión que enfrenta junto a otros tres miembros de la organización religiosa en California.

Después de tres días en audiencia, el magistrado George Lomelí de la Corte Superior de Los Ángeles dio su decisión en el nuevo caso que enfrenta Joaquín García, de 51 años, y dos presuntas cómplices -Alondra Ocampo y Susana Medina Oaxaca-, por los 36 nuevos cargos presentados por la Fiscalía de California la semana pasada.

La oficina del fiscal estatal Xavier Becerra tuvo que presentar nuevamente la acusación después de que la Corte de Apelaciones del Segundo Distrito de California desestimara el proceso penal contra el líder religioso por una falla técnica en abril pasado y por lo cual sus abogados esperaban su liberación, teniendo como factor la pandemia de coronavirus.

Desde el martes pasado Lomelí escuchó declaraciones de varios involucrados en el caso, como el agente especial Troy Holmes, quien ya había presentado un testimonio similar el año pasado cuando se dio la primera acusación.

También se presentaron testimonios en favor del acusado asegurando que no tenía suficiente dinero para respaldar una fianza de 50 millones, que había sido impuesta en el primer caso.

No obstante, Lomelí decidió elevar el monto a 90 millones de dólares, cifra que tendría que pagar el líder para quedar en libertad o de lo contrario deberá continuar en la cárcel para enfrentar un posible juicio, confirmó a Efe la oficina de Becerra.

Joaquín García se encuentra detenido desde el 3 de junio de 2019, cuando fue arrestado en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.

La nueva acusación cita a cinco víctimas, una de ellas identificada como Jane Doe 5, que habría sido abusada sexualmente en febrero de 2016.

La denuncia también acusa a Ocampo de supuestamente pedir a menores de edad que se desnudaran y tomaran fotografías de sus genitales para enviarlas a Joaquín García.

Entre septiembre de 2017 y enero de 2018, Ocampo llevó tres niñas a un edificio de oficinas y "les proporcionó trajes de colegiala, les ordenó que se tocaran los senos y las nalgas, y se tomaron fotos de ellas al hacerlo”, asegura la denuncia.

En otra ocasión, supuestamente dijo a un grupo de chicas en 2017 que si iban en contra de los deseos del "apóstol", irían en contra de Dios, según la denuncia.