Normalmente se espera que los fieles al santo Malverde, acudan con banda y de la manera más vistosa, expresen sus peticiones. Esto de noche. Sin embargo, el domingo 18 de octubre, desde la mañana ya habían acudido 80 personas a dejar su ofrenda o arreglo florar al bandolero de los pobres.

Aunque ya no piden canciones como antes, dice Fausto Ávila, músico de la capilla, la gente ha asistido hasta con tanque de oxígeno. A dar las gracias a Jesús Malverde por concederles el milagro de la vida y vencer el Covid-19.

“Aunque no parezca para muchos, es bien milagroso y no deja de bendecirnos. La fe a Malverde nos ha salvado a muchos y por eso la gente viene cuando puede a dar las gracias”, dice Fausto, quien tiene 12 años trabajando en la capilla.

Familias con niños, jóvenes y personas del sur de México, entraban y salían del templo con la mano en el corazón y murmurando rezos.

Aunque los vendedores de escapularios y figuras de yeso del santo, han tenido ventas bajas, expresan que los fieles a este Jesús, no fallan y buscan la manera de realizar el culto.

“Las personas están convencidas del poder de bendición que tiene Jesús. Y soy testigo, me curó el Covid-19. Viera cuánto le pedí yo. Es un ejemplo de la fe. Uno piensa que nomás es para ayudar a los narcos pero no, Malverde no busca beneficiar lo malo. Puras bendiciones, pura cosa buena y por eso traje a mis hijos hoy también”, asegura uno de los fieles.

Entre los agradecimientos y veladoras en el recinto, se puede leer como esta figura les ha concedido riqueza, abundancia, salud y seguridad. Personas de Guadalajara, de la sierra de Sinaloa, de Estados Unidos, de Oaxaca, Guanajuato, Baja California y más lugares; dejan testimonio de la veracidad y el poder de Malverde.

“Algunos señores, parece que en cuanto salen del hospital o ya empiezan a mejorar, vienen a agradecer. Apenas pueden andar, imagínese cómo estaban que llegaron hasta acá así, nomás a dejar ofrenda”, dice una de las vendedoras.