Un hombre que se mantuvo encerrado en su casa a causa de la actual cuarentena a causa del coronavirus, ha reportado que al querer regresar a su trabajo no le han permitido el acceso, esto después de que el engordara alrededor de 25 kilos, situación por la que no le han permitido el acceso.

En una entrevista a un diario de circulación local, el hombre declaró que debido a los ataques de ansiedad que sufrió durante el confinamiento en casa, le habría obligado a visitar constantemente el refrigerador, situación que habría tenido como resultado la alarmante subida de peso del hombre.

La curiosa historia que pareciera increíble en realidad sucedió y escaló al grado de que sus jefes le han solicitado una prueba de ADN, esto debido a que el personal de seguridad de la empresa e incluso compañeros de este hombre aún dudan de que se trate de la misma persona.

Una historia increíble, que narra una realidad que hoy esta afectando a muchas personas quienes han subido unos “kilitos” durante la cuarentena en casa.