Los estados de Tabasco, Chiapas y Veracruz, afectados por inundaciones antes las fuertes lluvias que se han presentado en los últimos días, tendrán un apoyo mixto, dividido entre el presupuesto de diversas secretarías de Estado y recursos del todavía existente Fonden. Hasta ayer, dichas entidades reportaban 325 mil damnificados.

Será hasta el 31 de diciembre la fecha límite en que los recursos del Fondo para la Atención de Emergencias, denominado comúnmente como Fondo de Desastres Naturales (Fonden), puedan seguir siendo utilizados ante una declaratoria de emergencia ya sea por huracanes, lluvias, sismos o algún otro siniestro, según el decreto de extinción del fondo.

Para 2020 se asignaron tres mil 800 millones de pesos al fideicomiso, uno de los 109 eliminados semanas atrás por Morena y aliados en el Poder Legislativo.

Junto al dinero aún disponible del Fonden, el Gobierno federal transferirá recursos a través de sus diversas secretarías para apoyar a la población damnificada.

Una vez pasado el último día de diciembre, e iniciando el próximo ejercicio fiscal, será cuando se ponga en marcha un nuevo método que apruebe el Congreso.

“A partir del 1 de enero de 2021, el Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales no asumirá compromisos adicionales a los adquiridos previamente, salvo los relativos a los gastos de operación, y únicamente podrán llevarse a cabo los actos tendientes a su extinción”, señala el decreto por el que se derogaron diversos fideicomisos y fondos publicado en el Diario Oficial de la Federación.

La tarde de ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo una reunión en Palacio Nacional con los gobernadores de Tabasco y Chiapas e integrantes de su gabinete con el objetivo de crear un plan integral que evite inundaciones como las que actualmente se viven en esa región del territorio nacional.

Además de los mandatarios estatales Adán Augusto López y Rutilio Escandón, en el encuentro estuvieron presentes las cabezas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y las secretarías de Bienestar, Desarrollo Urbano, Marina y Defensa Nacional, entre otros.

En la reunión se revisó la compra de dragas para desazolvar los ríos y ampliar los cauces, entre otras medidas para enfrentar las inundaciones en estas zonas.