La Fiscalía General de la República (FGR) entregó en extradición al gobierno de Estados Unidos a Felipe Cabrera Sarabia, El ingeniero o El señor de la sierra, operador de alto nivel y jefe de escoltas de Joaquín El Chapo Guzmán.

De acuerdo con un comunicado de la Fiscalía, el sujeto fue requerido por la Corte Federal de Distrito para el Distrito Norte de Illinois para ser procesado por su probable responsabilidad en los delitos contra la salud y de asociación delictuosa.

La entrega de Felipe “C” se llevó a cabo en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Toluca, Estado de México, en donde esperaban los agentes estadounidenses designados para su traslado final al país norteamericano.

Asimismo, la FGR señaló que, de acuerdo a las autoridades estadounidenses, este individuo es probable responsable de actividades de importación de sustancias ilícitas a EEUU, dentro de un grupo delictivo.

La extradición del sujeto se llevó a cabo después de que éste perdiera un juicio de amparo con el cual buscaba frenar su traslado a Estados Unidos. El juzgado sexto de distrito en materia de amparo, con sede en la Ciudad de México, descartó el recurso promovido por Cabrera Sarabia para que se impidiera su entrega.

El Ingeniero fue detenido el 26 de diciembre de 2011 como parte de un operativo por personal militar en funciones de apoyo a la estructura de Seguridad Pública.

Para lograr su captura, el orden militar encargado de la encomienda ubicó el inmueble donde se refugiaba a través del análisis de sus comportamiento y, una vez detenido, se puso a disposición de las autoridades correspondientes. Asimismo, se enfatizó en que dicha acción no requirió el empleo de fuerza de ningún tipo.

Según la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), durante el mandado de Felipe Calderón Hinojosa, el sujeto era lugarteniente de Joaquín Guzmán Loera, El chapo y responsable de las actividades de narcotráfico y violencia por parte de la organización criminal “Cartel del Pacífico” en el estado de Durango y sur de Chihuahua.

La Sedena además señaló que Cabrera Sarabia "integró un grupo delictivo conformado por sus hermanos Luis Alberto, José Luis y Alejandro, quienes inicialmente se dedicaron a actividades de siembra y cultivo de mariguana en la zona serrana del estado de Durango, y posteriormente entraron en pugna con una banda identificada como Los Ms por el control de puntos de cultivo de enervantes en Durango y sur de Chihuahua, lo que originó altos índices de violencia y le sirvió para escalar posiciones dentro de la organización de Guzmán Loera”.

Más adelante, con base en las declaraciones que El ingeniero proporcionó en julio de 2012, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) ordenó detener a Juan Carlos de la Barrera Vite, quien fue secretario de estudio y cuenta del ministro fallecido de la Suprema Corte, Sergio Valls Hernández, por ser su “informante”.

De acuerdo con las investigaciones de la Seido, Barrera Vite fue contactado por el abogado fiscalista Víctor Omar Martínez Ferrara, quien le pidió información sobre el estado que guardaba el proceso contra Felipe Cabrera, así como los datos que estaban aportando testigos protegidos contra el cártel de Sinaloa.

Según la antes Procuraduría General de Justicia (PGR), el servidor público recibía fuertes cantidades de dinero por proveer dichos informes. El año pasado, el Cuarto Tribunal Unitario en Materia Penal ratificó las acusaciones en contra de Barrera Vite y Martínez Ferrara, condenándolos a 15 y 10 años de prisión respectivamente.