Mientras que los Rays nunca han sido campeones, Los Angeles Dodgers no ganan una Serie Mundial desde 1988. Esta es la tercera ocasión que aspiran por el título desde ese momento.

Los Dodgers se pusieron a un juego de volver a ganar una Serie Mundial, Los Ángeles derrotaron a Tampa Bay por marcador de 4-2, Rays no pudo responder a la estrategia angelina y tendrán que esperar hasta mañana para intentar forzar a un séptimo juego.

El quinto de la Serie Mundial arrancó caliente, Mookie Betts conectó el primer hit, luego Seager bateó un sencillo, impulsado hasta la inicial al jardinero, poniendo la pizarra 1-0 para Los Ángeles.

Glasnow, pitcher de Rays, batalló en el amanecer del encuentro y regaló dos bases por bola consecutivos, Bellinger vino al plato y empujó otra carrera para su equipo, dejando el 2-0 apenas en la primera entrada.

El lanzador de Los Ángeles, Kershaw, tuvo una apertura complicada, pero logró sacar el episodio con un doble play, tras un sencillo de Arozarena que salió directo a la segunda base. El pitcher batalló contra sí mismo, ya que ha tenido malas experiencias en segundas apariciones en una serie, pero se deshizo de los fantasmas y firmó una gran actuación.

Dodgers se fueron adelante 3-0 con un jonrón en solitario de Pederson, el pitcher de los Rays se notó desconectado, ya que no podría entenderse con el catcher que en repetidas ocasiones batalló para hacerse con la bola en los latigazos de Glasnow.

Con un triple a lo profundo del jardín derecho, el primero para la franquicia en el Clásico de Otoño, Díaz empujó con su batazo a Kiermaier a la inicial, cobrando la primera carrera para los Rays, haciéndose presentes en la pizarra 3-1. Enseguida Arozarena ayudó a poner el 2-3.

Margot intentó robarse el home, pero Barnes estuvo atento y logró sacar el tercer out, una arriesgada acción de Tampa Bay, que no quedaron conformes con la decisión de los ampáyeres.

Con un jonrón solitario por el jardín central, Max Muncy, alargó la brecha 4-2, los Dodgers repitieron la historia de los últimos dos partidos, dominando la pizarra en las primeras 5 entradas.

En el quinto juego de la serie, el lanzador de Los Angeles, Kershaw se colocó como el líder en ponches en postemporada en la historia de las Grandes Ligas con 208 chocolates. El pitcher fue retirado después de 5.2 entradas, el que tomó su lugar fue Dustin May con ventaja de 2 carreras.

En la octava entrada, Víctor “El Corita” González tuvo su tercera aparición como relevista en la Serie Mundial y el sexto en postemporada en el Juego 5 de la serie.