Jesús Alfredo Alfredillo Guzmán, hijo de Joaquín el Chapo Guzmán Loera fue noticia en septiembre de 2018 cuando la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) lo incluyó en su lista de los 10 narcotraficantes más buscados.

Se le acusa de pertenecer al Cártel de Sinaloa y de los delitos de conspiración por posesión e intento de distribuir sustancias controladas, así como por conspirar para importarlas y exportarlas.

Antes, en 2016, una fotografía suya con Kate del Castillo tomada durante la reunión que la actriz y Sean Penn tuvieron con su padre, dio la vuelta al mundo.

En Instagram existe una cuenta a nombre de Jesús Alfredo Guzmán Salazar, sin embargo, abogados de Guzmán Loera han negado en distintas ocasiones de algún integrante de la familia tenga redes sociales.

En 2012 las autoridades mexicanas detuvieron a un joven que creían que era Alfredillo, pero se comprobó que se trataba de alguien que no tenía nada que ver con la familia del Chapo Guzmán.

El detenido fue identificado como Félix Beltrán y al momento de su captura tenía USD 135.000 en efectivo, dos rifles, cuatro granadas, dos armas cortas e identificaciones falsas.

Horas después sucedió algo insólito, la entonces Procuraduría General de la República (PGR), antes de comprobar el parentesco con el narcotraficante, lo presentó ante la prensa como Alfredo Guzmán Salazar.