José Rodrigo Aréchiga-Gamboa, alias “El Chino Ántrax”, quien desde 2014 estaba en una prisión Federal en San Diego, California, por delitos vinculados al narcotráfico, se fugó la semana pasada de su arresto domiciliario.

En una comunicación escrita con fecha 8 mayo, la Corte del distrito Sur de San Diego indica que solo semanas después de haber sido puesto en libertad, “El Chino Ántrax” se escapó del lugar donde permanecía bajo vigilancia supervisada y se desconoce su paradero.

El documento describe que al llegar los supervisores al domicilio en San Diego para que firmara el acta con los detalles de que está cumpliendo con los requisitos de su libertad condicional, no lo encontraron.

El magistrado Dana M. Sabraw no esperó las 48 horas reglamentarias para que el prisionero se reportara y emitió una orden judicial para su recaptura tanto en Estados Unidos como en México.

La historia de José Aréchiga-Gamboa, también conocido como “Norberto Sicairos-García” se remonta al  30 de diciembre de 2013 cuando desde México viajó con un pasaporte falso a Amsterdam, Holanda, en donde fue detenido  obedeciendo a una orden del gobierno de Estados Unidos que lo acusaba  de conspiración para importar cocaína y marihuana.

Además, lo acusaba de trabajar para el Cártel de Sinaloa como guardaespaldas y ser líder de un grupo llamado “Los Ántrax”, desde el cual le proporcionaba seguridad a dicho cártel en los envíos de drogas.

Las autoridades holandesas usaron técnicas forenses para determinar su identidad debido a que “El Chino Ántrax” se había sometido a una cirugía plástica significativa y había intentado alterar sus huellas digitales.