Decenas de agentes federales y policías locales detectaron y luego destruyeron una masiva plantación ilegal de marihuana en el oeste de Colorado, presumiblemente conectada con los cárteles mexicanos de la droga, informó este jueves la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

Según Steven Knight, agente de la DEA a cargo de las operaciones, fotografías satelitales contribuyeron a detectar la plantación cerca de la localidad de Rifle, casi 300 kilómetros al oeste de Denver.

En rueda de prensa, Knight calificó la plantación de "una muy grande" y "la más grande (que la DEA) ha visto este año".

En el lugar (que ocupaba tanto terrenos públicos como privados junto a un embalse) las autoridades hallaron 16.000 plantas con un valor estimado en 7,5 millones de dólares. Además, seis hombres hispanos fueron detenidos, aunque sus identidades y nacionalidades no se dieron a conocer.

Knight indicó que espera que alguno de ellos coopere con las autoridades y "dé información", pero, incluso si no lo hacen la DEA cuenta con "algún tipo de evidencia electrónica" que se usará "para determinar quién más está detrás de esto".

El operativo federal comenzó el martes por la mañana y duró 48 horas. Además de la DEA participaron agentes del FBI, del Buró de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) y del Servicio Forestal de Estados Unidos, entre otras agencias.