California impuso el jueves un toque de queda en gran parte de su territorio para detener el rápido aumento de casos de covid-19, anunció el gobernador de este estado estadounidense, Gavin Newsom.

La obligación de quedarse en casa regirá de las 22H00 a las 05H00 locales. Entrará en vigor la noche del sábado y permanecerá vigente hasta el 21 de diciembre.

"El virus se está propagando a un ritmo que no habíamos visto desde el inicio de esta pandemia, y los próximos días y semanas serán críticos para detener el aumento. Estamos activando la alarma", dijo Newson en un comunicado.