En promedio, 30 migrantes desaparecen al día durante su trayecto en México para llegar a la frontera norte con la ilusión de hacer realidad el sueño americano, de acuerdo con datos del Movimiento Migratorio Mesoamericano.

Muchos de ellos son buscados por sus familiares en caravanas que recorren a pie miles de kilómetros con la esperanza de encontrarlos.

Este año, la búsqueda será virtual debido a la pandemia de Covid-19 que ha restringido los pasos fronterizos entre México y las naciones de Centroamérica, por donde cientos de mujeres ingresan, desde hace 16 años, a territorio mexicano para recorrer prisiones, hospitales, fosas o cualquier lugar donde pudieran encontrar a sus hijos o hermanos.

Sofía Xón Ajanel, cuyo hermano Edgar Rodolfo Xón Ajanel desapareció hace doce años en la frontera entre Tijuana y California, se alista para participar en la caravana desde su casa en Guatemala. “Será distinto pues siempre vamos caminando, pero por la pandemia este año no se podrá, nos dicen que será de manera virtual, lo importante es seguir buscándolos”, afirma en entrevista con El Sol de México.

Sofía formó parte de la caravana de madres de migrantes desaparecidos, que en noviembre de 2019 se enfrentó a la Guardia Nacional para ingresar a Tapachula, Chiapas, buscando a sus seres queridos y exigiendo justicia para los migrantes centroamericanos en tránsito por México. “La esperanza de hallarlos nunca muere, nosotros creemos que mi hermano va a regresar, que en cualquier momento va a regresar o lo vamos a encontrar, así que seguiremos buscándolo”, afirma.