Con un cierre extraordinario del lanzador mexicano Julio Urías, Los Dodgers de los Ángeles avanzaron a la Serie Mundial, y quedaron campeones de la Liga Nacional al derrotar por pizarra de 3-4 a los Bravos de Atlanta en 7 juegos.

El cierre de la Serie de Campeonato por la Liga Nacional fue emocionante desde que el ampáyer cantó el play ball, Los Ángeles y Atlanta dejaron todo en el diamante, en un juego de alarido.

Cuando el encuentro iba empezando, los Bravos iniciaron con la metralla, Acuña Jr. y Freeman se embasaron, posteriormente un tablazo de Ozuna impulsó una carrera, poniendo a Atlanta al frente de la pizarra 1-0.

En su primer turno al bate, los Dodgers no pudieron hacerle daño a los Bravos, por lo que entrado el segundo episodio, Atlanta aumentó la ventaja a 2-0 con un jonrón de Swanson de 434 pies.

El descuento de Los Ángeles llegó hasta la tercera entrada, cuando Smith conectó un sencillo entre el jardín derecho e izquierdo, para que anotaran Turner y Muncy para los Dodgers 2-2.

La sexta entrada trajo para los angelinos el empate, Hernández abanicó y mandó un jonrón que le dio vida a los Dodgers al poner la pizarra 3-3. El encuentro se fue poniendo más emocionante conforme avanzaron las entradas.

La ventaja les duró poco, pues un episodio más tarde, los Bravos aprovecharon las dos bases por bolas que regaló Treinen y con un hit de Riley volvieron a tomar el mando del partido al poner 3-2 el encuentro.

Corría la quinta entrada cuando Freddie Freeman conectó un batazo que se dirigía al otro lado de la cerca, pero Mookie Betts de los Dodgers logró una gran atrapada y le arrebató el cuadrangular al de los Bravos.

Julio Urías subió a la loma con los Dodgers que tras empatar el juego, se inspiraron y mandaron al mexicano al montículo y retiró a sus tres rivales en fila en la séptima entrada.

Una entrada que les dejó grandes sensaciones a los angelinos, pues Bellinger bateó un cuadrangular por todo el jardín derecho, para poner arriba a su equipo 3-4, encaminándolos a la Serie Mundial.