El iPhone 12 fue lanzado con un precio de 799 dólares mientras que la versión Mini tendrá un costo de 699 dólares...

Apple presentó este martes el esperado iPhone 12, su nuevo dispositivo con capacidad de conectarse a redes 5G, lo que le permitirá descargas de 4 gigabites por segundo.

Entre las características del nuevo teléfono de Apple destaca su pantalla OLED Super Retina XDR de 6.1 pulgadas que ofrece el doble de resolución que el iPhone 11.

La pantalla del nuevo terminal de Apple está fabricada con “Ceramic Shield”, lo que lo hace cuatro veces más resistente cualquier cristal en el mercado.

El equipo de la manzana, que se presentó en cinco colores, contiene un chip A14 Bionic, con 11.8 millones de transistores y seis núcleos, lo que lo hace 50% más rápido que la versión anterior.

Apple presentó también la versión iPhone 12 Mini, un equipo de 5.4 pulgadas que fue anunciado como “el teléfono 5G más pequeño”.

El iPhone 12 fue lanzado con un precio de 799 dólares, mientras que la versión Mini tendrá un costo de 699 dólares., la edición Pro costará 999 dólares y el iPhone 12 Pro Max se venderá en 1099 dólares.

Apple recuperó para su móvil más moderno el cargador magnético MagSafe, usado anteriormente en los ordenadores MacBook pero que la compañía dejó de utilizar en 2016, y que ahora complementa por primera vez la línea de teléfonos con una cartera magnética para cargar los dispositivos por la parte trasera y un combo para cargar a la vez el iPhone y el reloj inteligente Apple Watch.

Además del teléfono, la firma que dirige Tim Cook también presentó este martes una versión reducida de su altavoz inteligente HomePod, que bautizó como HomePod Mini, equipado con un microchip Apple S5, disponible en blanco y gris a un precio de 99 dólares y que empezará a distribuirse a partir del 16 de noviembre.

La red 5G de internet de altísima velocidad está llamada a convertirse en el nuevo estándar en los próximos años y no solo incrementa muchísimo la rapidez de la navegación y las descargas, sino que también ofrece una amplitud suficiente para permitir el desarrollo total del llamado "internet de las cosas".