A través de redes sociales, los afines a Donald Trump aseguraron que en las elecciones de Estados Unidos votaron personas muertas, niños y además que no pudieron ver las boletas.
Los familiares, amigos y simpatizantes del presidente de Estados Unidos, desde que algunos medios proclamaron como presidente electo a Joe Biden, han lanzado una serie de acusaciones sin pruebas.
El primero en sugerir que hubo fraude electoral, fue el propio candidato republicano, y sus seguidores al ver su postura la reforzaron con mensajes similares.
El presidente de la Unión Conservadora Estadounidense, Matt Schlapp, es uno de las personas que ha causado más controversia en torno a este caso, al afirmar supuestas irregularidades en las elecciones presidenciales.
Entre sus publicaciones, destacan el supuesto registro de personas muertas y niños votando, que algunos republicanos no pudieron participar en el sufragio y que no se les permitió ver el conteo.
El comentario de Schlapp ha sido compartida entre la gente más cercana a Trump, incluso por su hijo Eric, quien respondió al mensaje “hay muchos (casos) más”.
Por su parte la presidenta del comité nacional del bloque político, Ronna McDaniel, apuntó a los medios de comunicación, afirmando que el conteo de votos en otros estados aún continúa. Los medios no deciden quién gana las elecciones, son los votantes.